WhatsApp 680279910 info@anemcastello.es

La candidata socialista destaca “las propuestas sensatas y reales que planteamos frente a quienes no hicieron nada durante años”

La candidata socialista a la Alcaldía de Castelló, Amparo Marco, ha participado hoy en un acto de proximidad para trasladar puerta a puerta las alternativas para la regularización de viviendas en la Marjaleria después de los cambios legislativos impulsados por el PSOE y con la nueva propuesta de ordenación urbanística recogida en el Plan General.

Marco ha estado acompañada por otros integrantes de la candidatura como Rafa Simó, Mary Carmen Ribera, Omar Braina o Carmen Peris en una iniciativa para “acercar una propuesta que es honesta, creíble, ajustada a la legalidad y que pretende conseguir para la Marlajeria los servicios públicos básicos que ayuden a dignificar la vida cotidiana y que además respeta los valores ambientales y paisajísticos que todavía conserva”.

Como ya hizo el pasado 12 de mayo en un encuentro con vecinos y vecinas, la candidata ha explicado que los socialistas “planteamos propuestas reales y sensatas, que pueden servir para reordenar la zona, frente a las falsas promesas de los que no hicieron nada para solucionar el problema”. La propuesta se basa en las posibilidades que permite la Ley de Ordenación del Territorio, Paisaje y Urbanismo (Lotup) para la regularización de las viviendas a través de la minimización de impacto territorial. Con la reforma de la LOTUP que entró en vigor en febrero y el Plan General en vías de aprobación se legalizará la mayoría de las viviendas de la zona, a pesar de que el suelo esté clasificado como no urbanizable, y el proceso de urbanización especial podrá desarrollarse en fases.

Con la fórmula defendida por el PSPV, los propietarios quedarían exonerados de determinados costes para la implantación de servicios urbanísticos, lo que en el caso de ser considerado urbanizable no sería posible. La ley establece que el proyecto de urbanización a aprobar sólo incluirá las obras de urbanización estrictamente imprescindibles para atender las necesidades residenciales existentes. Sería el caso de las fosas sépticas estancas, que podrían agruparse por viviendas, y espacios para la recogida de basuras, principalmente. Unos costes notablemente inferiores a los que se afrontarían en el caso de desarrollarse en un suelo urbanizable.